Chequeo anual de la mujer sana.

El examinar a una mujer sana es mucho más fácil y mas barato que hacer tratamientos para recuperar la salud por eso pide una cita con el doctor o la enfermera para el chequeo habitual que toda mujer sana debe hacerse cada año. Este chequeo es una forma importante de mantenerte en buen estado de salud.

El chequeo habitual de la mujer sana incluye un examen médico completo y es distinto de la consulta médica a la que vas por una enfermedad o lesión. El chequeo se centra en la prevención de enfermedades de la mujer y puede incluir:

Servicios como las vacunas, que mejoran la salud al prevenir enfermedades y otros problemas de salud

Pruebas de detección, que son pruebas médicas que se usan para descubrir enfermedades a tiempo, cuando pueden ser más fáciles de tratar

Tu proveedor de salud seguramente te proporcionara educación y asesoramiento que te ayudan a tomar decisiones fundamentadas sobre la salud

El chequeo de la mujer sana es una oportunidad para concentrarte en tu salud y bienestar en general. Tiene tres objetivos principales:

Llevar un registro de tus hábitos de salud y de tus antecedentes médicos

Hacerte un examen médico competo.

Fijar tus metas de salud a futuro.

Antes de examinarte, el doctor o la enfermera te pedirán que contestes unas preguntas sobre tu salud en general. Estas preguntas pueden tocar temas como:

Antecedentes médicos personales y familiares

Salud sexual y compañeros sexuales

Hábitos de alimentación y de actividad física

Consumo de alcohol, tabaco y otras drogas

Antecedentes de salud mental, incluida la depresión

Relaciones de pareja y seguridad

 

El examen incluirá:

Medirte tu estatura y peso, el índice de masa corporal (IMC) para ver si tienes un peso saludable, tomar la presión arterial, tomar la temperatura.

Hacer un examen de los senos (palpar los senos y las axilas en busca de bultos y otras alteraciones); examen pélvico (examinando la vagina y palpar la zona de la pelvis)

El doctor o el Medico asistente hablarán contigo sobre lo que puedes hacer para mantenerte sana. Con ellos puedes decidir qué pruebas de detección o qué servicios de seguimiento son adecuados para ti.

Si tienes metas de salud, como bajar de peso o dejar de fumar, puedes hacer un plan con el doctor o el Medico asistente para tratar de lograrlas.

Toma estas medidas para sacarle el mejor provecho al chequeo de la mujer sana.

Entérate de los antecedentes médicos de tu familia.

Los antecedentes médicos de tu familia son un componente importante de tu historia clínica. Antes de acudir a La Clínica De La Salud Hispana puedes anotar los antecedentes médicos de tu familia y así tendrás un registro de las enfermedades que mas se presentan en ella. Prepárate para entregarle al doctor o Medico asistente esta información cuando vayas a tu chequeo.

Haz una lista de preguntas para el doctor, esta consulta es una oportunidad excelente para hacerle preguntas al doctor o al Medico asistente sobre:

Qué opciones tienes respecto a anticonceptivos

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Cómo prepararte para el embarazo

La seguridad y las relaciones de pareja

La ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental

Cómo comer una alimentación saludable

Cómo mantenerte más activa

Pregunta si necesitas alguna vacuna importante

Cómo protegerte de la infección por el VIH y de otras enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Obtén información sobre el uso de los anticonceptivos, de la relación de pareja saludable y segura, sobre problemas de salud mental, cambios de alimentación más saludable, Actividad física, qué pruebas de detección debes hacerte.

Lleva un cuaderno y anota las respuestas para que las recuerdes más adelante.

Hacerte pruebas de detección es una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu salud. En el chequeo de la mujer sana, el doctor o la enfermera te pueden recomendar que te hagas pruebas de detección para:

Ciertos tipos de cáncer

El virus del papiloma humano (VPH), que puede causar cáncer de cuello del útero

La infección por el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS)

La presión arterial alta y el colesterol alto, diabetes, osteoporosis o debilidad de los huesos

Además de estas pruebas, el doctor a veces puede recomendarte que recibas asesoramiento sobre estos asuntos:

La depresión, aprender a controlar el estrés, mantenerte activa, comer saludable, dejar de fumar, mantenerte en un peso saludable, dormir lo suficiente

 

La violencia en la relación con tu pareja

Después de la consulta, cumple con el seguimiento que te indique el doctor.

Durante el chequeo anual de mujer sana, el doctor o el Medico asistente pueden recomendar que vayas a un especialista o que te hagas ciertas pruebas de detección. Trata de pedir estas citas antes de salir del consultorio del doctor.

Si eso no es posible, anota en tu calendario un recordatorio para programar estas consultas de seguimiento.

 

Detección del cáncer de cuello uterino

 

Papanicolaou o citología vaginal

El cáncer del cuello uterino es muy común por lo que es muy importante hacerte periódicamente las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino puede servir para encontrar células anómalas (alteradas) antes de que se conviertan en cáncer. Hay dos tipos de pruebas de detección para hallar estas células:

El Papanicolaou o citología vaginal  y

Las pruebas de detección del virus del papiloma humano (VPH) que tiene una incidencia del 18 al 20% de probabilidad de convertirse en cáncer.

La mayoría de las muertes que se deben al cáncer de cuello uterino se pueden prevenir si las mujeres se hacen con regularidad las pruebas de detección y la atención médica de seguimiento.

Las mujeres que son sexualmente activas deben hacerse la prueba del Papanicolaou frecuentemente, y la frecuencia de las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino depende de la edad que tengas y del tipo de prueba que te hagas.

Si tienes entre 21 y 29 años, hazte la prueba de Papanicolaou por lo menos cada 2 años pero si alguna vez has tenido un resultado con alteraciones hazlo a los tres meses si después cada año, también si estas bajo control para evitar el embarazo es cada año.

Si tienes entre 30 y 65 años:

Hazte las pruebas cada 3 años si te haces la prueba de Papanicolaou al mismo tiempo que la del VPH (virus del papiloma humano).

Como ya dije antes algunas mujeres pueden tener que hacerse la prueba con más frecuencia. Por ejemplo, tal vez el doctor te recomiende hacértela con más frecuencia si has tenido resultados anómalos antes.

Si tienes 66 años o más, pregúntale al doctor si tienes que seguir haciéndote con regularidad las pruebas para detectar el cáncer de cuello uterino.

 

El cáncer de cuello uterino es el cáncer que se presenta en la parte más baja y más angosta del útero (o matriz). El cuello uterino comunica el útero con la vagina.

 

Las células anómalas del cuello uterino pueden convertirse en células cancerosas si no se encuentran y se tratan a tiempo. El cáncer de cuello uterino es más frecuente en las mujeres que tienen entre 35 y 44 años.

¿Cuáles son las causas del cáncer de cuello uterino?

Casi todos los casos de cáncer de cuello uterino se deben a una infección prolongada por el virus del papiloma humano (VPH). Esta infección es muy frecuente y se puede diseminar facilmente durante las relaciones sexuales vaginales, anales y orales.

Hay muchos tipos diferentes de VPH. Algunos causan verrugas genitales y anales. Otros causan cáncer del cuello uterino y otros cánceres. 

Consulta estos recursos sobre el cáncer de cuello uterino y sobre las pruebas para detectarlo:

La prueba de Papanicolaou o citología vaginal dura entre 2 y 5 minutos. Puede ser incómoda, pero normalmente no duele.

Mientras estás acostada boca arriba sobre una mesa de examen, el doctor o la enfermera te introduce en la vagina un aparato médico llamado espéculo y lo abre para ver el cuello uterino. Luego, usa un cepillito especial para obtener unas células del cuello uterino. Estas células se envían al laboratorio para que un experto las examine al microscopio.

El doctor o la enfermera también te hará una exploración pélvica para examinar el útero, los ovarios y otros órganos. 

Si vas a hacerte la prueba de Papanicolaou y la prueba del VPH, el doctor o la enfermera no tendrán que tomar dos muestras distintas. Las mismas células se enviarán a un laboratorio donde un experto las examinará para detectar los tipos de VPH que pueden causar cáncer.

Toma estas medidas para prevenir el cáncer de cuello uterino, llama ahora mismo y pide una cita para hacerte la prueba.

Llámanos a la Clínica De La salud Hispana y pide una cita para que te hagan la prueba de Papanicolaou y la exploración pélvica. Pídela para un día en que no tengas el período (menstruación).

Ciertos factores pueden causar resultados incorrectos en la prueba de Papanicolaou. Los doctores recomiendan que no hagas las siguientes cosas: en los 3 días anteriores a la prueba:

No usar tampones, no tener relaciones sexuales, no hacerte duchas vaginales (es decir, no te enjuagues la vagina con agua ni con otros líquidos); no usar desodorante vaginal en aerosol ni en polvo y por ultimo no aplicarse ninguna crema vaginal,

Siempre pregúntale al doctor cómo puedes enterarte de los resultados.

Los resultados dependen del tipo de prueba que te hiciste: Y pueden ser normales, inciertos o anormales, los resultados de la prueba del VPH pueden ser positivos o negativos. Pueden tardar hasta 3 semanas. Si no los has recibido en ese plazo, llámanos a la clínica y pregunta por ellos. 

Las pruebas para el cáncer de cuello uterino salvaran tu vida, busca La Clínica De La Salud Hispana y hazte la prueba de Papanicolaou cada que te toque y evitaras molestias y gastos innecesarios.

Ponte la vacuna contra el VPH. La vacuna contra el VPH se recomienda para las mujeres de 26 años o menos y para los hombres de 21 años o menos. La mayoría de las personas la reciben en la preadolescencia, pero si tú no la recibiste y tienes 26 años o menos, habla con el doctor para ver si te la puedes poner ahora.

La vacuna protege contra los tipos de VPH que causan casi todos los casos de cáncer de cuello uterino. También te puede proteger contra los tipos que causan otros tipos de cáncer. Averigua más sobre la vacuna contra el VPH.

Todos los niños y las niñas necesitan la vacuna contra el VPH. Por lo general, esta vacuna se administra entre los 11 y los 12 años. Si tienes hijos, asegúrate de que la reciban.

Hazte el chequeo habitual que toda mujer sana debe hacerse cada año.

Durante la consulta, pregúntale al doctor o a la enfermera qué otras pruebas de detección y servicios importantes te ayudarán a mantenerte sana. Obtén más información sobre el chequeo habitual que toda mujer sana debe hacerse cada año.

 

 

Clamidia y Gonorrea

 

La infección por clamidia y la gonorrea son enfermedades de transmisión sexual (ETS) que se pueden contraer o transmitir durante el sexo vaginal, anal u oral. La mujer embarazada también puede transmitirle una enfermedad de transmisión sexual al bebé durante el parto.

Las enfermedades de transmisión sexual también se conocen como infecciones de transmisión sexual (ITS).

¿Cómo puedo saber si tengo una enfermedad de transmisión sexual?

La única forma de saber con seguridad si tienes una enfermedad de transmisión sexual es hacerte las pruebas de detección. La mayoría de las personas que tienen estas enfermedades no se sienten enfermas ni presentan síntomas.

También es importante que hables con un doctor o una enfermera si una persona con quien tuviste relaciones sexuales recientemente tiene una enfermedad de transmisión sexual.

¿La infección por clamidia y la gonorrea se pueden curar?

Sí. La infección por clamidia y la gonorrea se pueden curar con el tratamiento adecuado. Si no se tratan, pueden causar problemas graves de salud, por ejemplo, pueden impedir que una mujer quede embarazada o hacer que sea difícil logar el embarazo.

Si tienes una enfermedad de transmisión sexual, es importante que recibas tratamiento enseguida. También es importante informarle a toda persona con quien hayas tenido relaciones sexuales, para que también reciba tratamiento. Así evitas infectarte de nuevo.


Las recomendaciones respecto a la prueba de detección de la infección por clamidia son las mismas de la prueba de detección de la gonorrea.

Para las mujeres:

Si tienes 24 años o menos y mantienes relaciones sexuales, hazte la prueba una vez al año.

Si tienes 25 años o más, hazte la prueba si tienes más de una pareja sexual, si tienes una nueva pareja sexual o si tu pareja sexual tiene una enfermedad de transmisión sexual.

Para los hombres:

Habla con el doctor acerca de la prueba si te preocupa que puedas tener infección por clamidia, gonorrea u otras enfermedades de transmisión sexual.

¿Cuáles son los síntomas de la infección por clamidia y de la gonorrea?

Muchas personas que sufren la infección por clamidia o la gonorrea no presentan signos ni síntomas. Cuando hay síntomas, estas dos enfermedades se parecen mucho.

Las mujeres que presentan síntomas pueden tener flujo vaginal anormal, sensación de ardor al orinar o sangrado entre un período y el siguiente.

Los hombres que presentan síntomas pueden tener secreción anormal del pene o ardor al orinar. El dolor o la hinchazón de los testículos es un síntoma menos frecuente.

El doctor o la enfermera pueden hacerte una prueba de orina para detectar la infección por clamidia y la gonorrea. A veces el doctor puede tomar una muestra de la vagina, el pene, el recto o la garganta para analizarla. La prueba es fácil de hacer y no duele

 

Hazte las pruebas para detectar la infección por clamidia y la gonorrea si corres el riesgo de contraer estas enfermedades. Habla con tu pareja para que también se haga las pruebas.

Pide una cita para ir a la Clínica De La Salud Hispana.

Si crees que corres el riesgo de tener alguna de estas enfermedades, habla con el doctor sobre las pruebas de detección. No olvides preguntar si también debes hacerte la prueba del VIH.

La mejor manera de protegerte de las enfermedades de transmisión sexual es no tener relaciones sexuales (sexo vaginal, anal u oral). No tengas relaciones sexuales hasta que tú y tu pareja se hayan hecho las pruebas para detectar estas enfermedades y hayan recibido resultados negativos.

A continuación te indicamos otras maneras de protegerte de las enfermedades de transmisión sexual:

Usa un condón de látex de la manera adecuada cada vez que tengas sexo vaginal, anal u oral.

Asegúrate de que tú y tu pareja se hayan hecho las pruebas para detectar las enfermedades de transmisión sexual.

Si tú o tu pareja tienen una enfermedad de transmisión sexual, deben hacerse el tratamiento necesario antes de tener relaciones sexuales.

Si estás embarazada, consulta con el doctor sobre las pruebas para detectar las enfermedades de transmisión sexual.

Tener infección por clamidia, gonorrea u otra enfermedad de transmisión sexual durante el embarazo puede ser muy peligroso para ti y para el bebé.